Saltear al contenido principal

Por qué los 50 son la mejor edad para emprender

Por Qué Los 50 Son La Mejor Edad Para Emprender

La experiencia, la perseverancia y los contactos son las mayores fortalezas de los emprendedores senior. Efectivamente, a los 20 años tenemos la energía y tal vez una mayor creatividad para hacerlo, pero la falta de experiencia y de contactos nos juegan en contra (y nos pueden generar un alto grado de frustración). Por estas y otras razones, la tasa de éxito en los emprendimientos senior es el doble de la que se obtiene en emprendimientos de jóvenes.

Tener más de 50 años puede ser una fortaleza para emprender. Además de la experiencia y los contactos que el senior tiene por serlo, la mayoría posee una capacidad equilibrada entre riesgo y prudencia. Cuando una persona de más de 50 años emprende un negocio es consciente de sus necesidades. Sabe ser perseverante y sus obligaciones familiares así como la escasez de otras alternativas lo convierten en un candidato ideal para emprender.

Adicionalmente, el hecho de ser un emprendedor de mayor edad (con una trayectoria correcta) da más confianza a las entidades financieras al momento de solicitar un préstamo.

Para emprender hay que prepararse, lo que significa un amplio conocimiento tanto del sector en el que se vaya a emprender como de las características comerciales y operacionales del negocio. Si bien este punto es común a todos los emprendedores, los que superamos los 50 años debemos “reciclarnos”. Somos personas que no nacimos en plena digitalización, por lo que hay muchas herramientas que no sabemos utilizar (o no estamos acostumbrados a trabajar de determinadas maneras). Formarse y buscar expertos que nos asesoren en algunas áreas son la solución para que los sénior emprendan con éxito.

Para empezar un proyecto emprendedor hay que tener el espíritu. Se tengan 50 o se tengan 20 años, ese perfil de persona ”inquieta y decidida” debe venir implícito. Uno de los principales desafíos es el de no copiar, no elegir una idea porque a otra persona le ha salido bien y ganado mucha plata.

Si bien puede ser una ventaja tener una “idea innovadora”, es más importante aún realizar un estudio previo que permita determinar su viabilidad comercial y financiera.

Una vez comprobado lo anterior, el siguiente paso es diseñar un Modelo de Negocio (en el que se haya realizado un análisis inicial) para posteriormente llevarlo a un Plan de Negocio asociado a un presupuesto…y una vez puesto en práctica se debe tener la “resiliencia” para aguantar los embates y dificultades que de seguro aparecerán.

Volver arriba